Mi primer premio Liebster Award

¡Cuánta ilusión me hace poder empezar este mes de febrero comunicándote esta gran noticia! ¡He ganado mi primer premio Liebster Award!

A principios de enero, recibí el mejor regalo de Reyes que se pueda tener: que alguien al cual valoras y admiras por su trabajo deposite la suficiente confianza en ti como para creerte merecedora de un reconocimiento como este. ¡Uy! ¿Pero quién es ese alguien? Pues la maravillosa Te Cuento de Viajes, una bloguera con la que he tenido la suerte de poder colaborar en varias ocasiones –Mi viaje a través de las personas– y que escribe unos fantásticos artículos sobre sus numerosos viajes alrededor del mundo.

Recibir nominaciones a premios como el Liebster Award suponen todo un chute de energía y motivación para un intento de escritora como yo –y sino que se lo hubiesen dicho a la Mar que hace unos meses escribía Me da miedo escribir–. Hace que esta pequeña aventura en la que me he enfrascado me parezca más real que nunca y que sienta que por fin estoy donde tengo que estar, haciendo lo que más me apasiona: escribir.

¡Ay! Pero te preguntarás qué es esto del Liebster Award, ¿no? Verás, consiste en un premio simbólico otorgado a bloggers que acabamos de empezar en este gigantesco mundillo ciberespacial, a modo de palmadita en la espalda para no rendirnos y continuar haciendo lo que nos apasiona.

Pero… ¿quién lo entrega? Bueno, la esencia de este premio recae en que somos los propios bloggers quienes entregamos el premio a otros blogs que merecen tener un mayor reconocimiento por su labor. El objetivo final es crear una cadena a través de la cual se pueda ganar visibilidad y llegar a más lectores. No obstante, si quieres conocer un poco más a fondo qué es esto del premio Liebster Award, te invito a que visites las Bases Premios Liebster Award.

Sin embargo, antes de poder disfrutar de este pequeño premio, tengo que contestar a una serie de preguntas que mi compañera Te Cuento de Viajes ha preparado para mí y a las cuales estoy deseosa de darles forma…

1.- Si pudieras viajar en el tiempo, ¿a dónde viajarías? ¿Alguna época remota del pasado o al futuro?

¡Ay, cuánto me cuesta responder a este tipo de preguntas! Especialmente cuando soy una apasionada de los viajes en el tiempo y de las películas de ciencia-ficción al puro estilo Blade Runner. Sin embargo, tras mucho pensarlo y dejándome llevar por mi vena artística, creo que me decantaría por la época del Renacimiento. ¡Lo que daría por conocer al gran Michelangelo y vivir el esplendor del arte italiano!

Es verdad que también tengo debilidad por otros momentos importantes de la Historia del Arte, pero cada vez que tengo la oportunidad de contemplar una obra renacentista o conocer un poco más acerca de todos los intereses políticos y religiosos de la época, algo dentro de mí salta de pura emoción.

2.- ¿Recuerdas algún viaje de tu infancia con especial cariño? ¿A dónde fue? ¿Por qué fue especial?

La verdad que casi todos los viajes en familia los recuerdo con especial cariño, he tenido la suerte de haber podido recorrer muchas veces la carretera acompañada de juegos de adivinanzas, música de viaje y discusiones por quién va en medio. Sin embargo, hay uno que guardo con especial cariño. Se trata de la primera vez que fui a la playa con mi hermano pequeño recién nacido.

Recuerdo que fue un poco odisea para mis padres entre tanto biberón, pañal y crema solar; sin embargo era la primera vez que organizábamos un viaje para cinco personas –todavía no me acostumbraba a la idea de tener un nuevo miembro en la familia– y me parecía la mejor manera de empezar a conocer a mi hermanito.

3.- ¿A qué destino visitado no regresarías nunca jamás de los jamases y por qué?

He viajado tan poco que he tenido la suerte de no toparme con ningún destino tan desagradable como para no querer volver.

4.- ¿Alguna vez en algún viaje/escapada has llorado de felicidad/alegría/emoción ante mucha belleza natural o artificial?

Por lo general, soy una persona muy sensible que se emociona a la de nada. No obstante, si he de elegir un momento de mi vida en el que lloré de pura alegría, sin duda alguna sería la vez que visité la Capilla Sixtina. No puedo describir lo que sentí al levantar la vista e imaginarme que esa inmensidad de obra maestra la había creado un solo hombre. Aquel techo que tantas veces había visto en fotos y reportajes por fin estaba delante de mis narices y sentía que me transportaba a otro lugar. Todavía se me pone la piel de gallina al recordarlo…

5.- ¿Te da miedo, agobio, estrés o mal rollo algo relacionado con el mundo viajes?

Todavía soy una primeriza en esto de viajar y apenas me he movido lo suficiente como para experimentar alguna situación de agobio. Sin embargo, confieso que lo que más estrés me genera a la hora de iniciar un viaje es el momento de llegar a tiempo al avión, al tren o el aparato que sea que me vaya a transportar. ¡Soy un desastre con los horarios y siempre llego tarde a todo!

6.- ¿Tienes alguna manía en general? Y ¿viajera en particular? ¿Cuál es?

Si tuviese que describir una de las muchas manías que tengo es que soy demasiado perfeccionista con cada cosa que hago, desde tener que cuadrar todos los objetos que tengo delante de mí, hasta tardar medio siglo en hacer apuntes o trabajos para que estén como en mi cabeza deberían estar.

En cuanto a manías viajeras, he de confesar que siempre me llevo un cuaderno en el que comienzo a relatar mi pequeña odisea y que nunca termino (bueno, aunque esa tradición está empezando a cambiar). Otra manía es que, vaya a la ciudad que vaya, siempre tengo que comprarme un libro, del tema que sea.

7.- Si fueras un animal ¿qué animal serías y por qué? (no cuál te gustaría ser, si no a cuál te pareces por personalidad, rasgos,…).

Si fuese un animal estoy segura de que sería un gato, no solo porque me empane con cualquier cacharro atado a un hilo, sino porque soy una persona un tanto solitaria y a la que le cuesta bastante abrirse; eso sí, una vez que te has ganado mi confianza la tienes para toda la vida. También puede que me parezca porque, aunque sea una persona a la que le cuesta dar cariño, en el fondo soy muy mimosa.

8.- Cual es el Top 3 de tus viajes realizados. Qué destinos te enamoraron y por qué.

Sin ninguna duda mi viaje de fin de curso a Italia marcó un antes y un después en el mundo traveler. Era la primera vez que disfrutaba de tantas ciudades juntas y con tanto que ver –¡casi acabo colapsada con tanta escultura y ruina romana!–. Sin embargo, si tuviese que quedarme con una de las ciudades que visité sería con Florencia. Aunque no pude explorarla como me hubiese gustado, me dejó con la suficiente miel en los labios como para querer volver una y otra vez. Me pareció que es una ciudad donde se respira arte en cada rincón.

Otro de mis grandes viajes –todo lo que una novata como yo puede entender como grande– fue Edimburgo, una ciudad llena de magia, leyendas y seres fantásticos. He tenido la suerte de visitarla varias veces y de guardar en sus tierras a unas personas que ya considero como parte de mi familia.

El tercer gran viaje debería de decir que fue París, pero era tan pequeña y estaba tan ciega con ir a Diesney Land que, la verdad, no pude disfrutar de ella como debería. De modo que voy a dar protagonismo a nuestra tierra que también esconde ciudades maravillosas tan dignas de ver como el resto. Todavía me queda mucha España que recorrer, pero he decir que las playas de Cantabria me enamoraron; la rebeldía de sus aguas y la vida marina que tienen consiguieron que ahora quiera recorrer toda la costa norte.

9.- Cuál es el Top 3 de tus viajes soñados. A qué destinos sueñas con ir y por qué.

Mis dos grandes viajes soñados –entre otros que han comenzando a hacerse hueco– son Japón y Maldivas. El primero porque es una cultura que me tiene enamorada desde hace años –¡y no solo por su gastronomía!–, también por su cohesión entre tradición y tecnología. ¡Además, si fuese a Tokio no podría perderme el restaurante donde se rodó la primera parte de Kill Bill! En cuanto a Maldivas, me encantaría subirme a un barco y recorrer sus islas sin bajarme de él. ¡Ah, y haciendo buceo!

Sin embargo, como estos son viajes en los que se necesita un presupuesto con el que mi monedero tiembla solo de pensarlo, mi otro viaje soñado y más posible sería visitar Praga. Sinceramente, es un destino que me he planteado desde hace relativamente poco, a raíz de leer a mi querido Kundera e imaginarme la Praga que describe, y, especialmente, tras visitar la exposición de Mucha en Madrid, la cual terminó por convencer a las monedillas tintineantes de mi monedero.

10.- ¿Por qué o para qué te iniciaste en el mundo Blog? ¿Te has arrepentido alguna vez de comenzar esta blog aventura?

Llevo toda la vida escribiendo para mí y acumulando documentos en carpetas de ordenador que nadie veía, soñando con publicar algún día un libro. Durante ese tiempo, mis padres no paraban de repetirme que tenía que abrirme un blog, pero la sola idea de hacerlo me asustaba y siempre lo aplazaba. Sí, lo único que hacía era soñar despierta, sin hacer nada; era una persona infeliz a la que le faltaba algo por lo que ilusionarme cada mañana.

Sin embargo, un día me atreví y descubrí que podía hacerlo. Lo mejor de todo es que en este breve tiempo que llevo dándole a las teclas, me he redescubierto y he encontrado algo que me hace feliz.

¿Pero por qué me inicié? ¿Con qué objetivo? El primero de mis objetivos era y es conseguir que sea un espacio que me sirva para desarrollarme como escritora. El segundo es que se convierta en un escaparate que invite a la gente a querer conocerme. El tercero de ellos y el más básico, es mezclar en él mis tres pasiones: la literatura, el arte y el cine. Quiero que sea un lugar que me sirva como filtro para desahogarme, donde pueda compartir también mis pensamientos y mi forma de ver el mundo. Quiero hacerme un hueco en el mundo a través de mis palabras.

11.- ¿Qué pregunta te hubiera gustado que te hubiera hecho y no te he hecho?

¿Cuál es tu artículo favorito de todos los que has escrito? Cuando escribes desde el corazón y pensando en las personas que te importan creo que aparecen artículos como Nadie. Nada. Nunca… nos separará.

Aquí lanzo las 11 preguntas para mis nominados:

  1. ¿Por qué te abriste un blog?
  2. ¿Cuál es tu artículo favorito de todos los que has escrito?
  3. ¿Tienes algún plan futuro respecto al blog (nuevas secciones, colaboraciones,…)?
  4. ¿Qué libro o película has visto últimamente?
  5. Si te dieran ahora un billete de avión ¿a qué lugar irías?
  6. ¿Qué momento especial recuerdas con más cariño?
  7. ¿Te arrepientes de algo?
  8. Si tuvieras un súper poder, ¿cuál sería y por qué?
  9. ¿Tienes algún referente en tu vida? ¿Quién?
  10. ¿Te apasiona lo que haces?
  11. ¿Qué pregunta te hubiera gustado que te hubiese hecho? Respóndela.

Y mis 5 blogs nominados son:

Cristina Ballester Martínez creo que tienes un talento enorme y una voz que consigue atrapar y retratar todas las emociones en las que la sociedad de hoy se desenvuelve.

Joshnavea y Kayel espero que con esta nominación os animéis a hacer más artículos y fotos tan bonitas.

Mireyaka has conseguido crear un rincón de entretenimiento que me recuerda a los baúles que atrapan todos los sueños inocentes de los niños, lleno de color y sorpresas.

Reflejos del Alma tienes una sensibilidad y una madurez para expresar tu visión del mundo envidiables y que más gente merece disfrutar.

Le coin de Sofis me encanta el sentimiento que le pones a cada escrito tuyo, lo mucho que aprendo leyéndote.

Si te ha gustado, compartelo