Nacida en 1997, en la Ciudad del Viento, entre las orillas del Sena y del Ebro, de dos lágrimas saladas que terminaron desembocando en la Mar. Desde pequeña se puede decir que he sido víctima de sueños y espejismos, lo que me ha llevado también a ser intento de muchas cosas, un Don Quijote en una interminable Odisea.

Ya en mis primeros recuerdos me visualizo rodeada de pinturas y pinceles, entre cuentos y libros que cada vez se hacían más grandes, con cuadernos que rellenaba con garabatos emborronados y tímidas historias que completaban lo que el boli no podía plasmar.

Indecisa, sin saber muy bien dónde ni cómo ubicarme, si pintura o escritura, si Historia del Arte, Filosofía o Psicología, terminé estudiando Publicidad —tal vez porque la veo como la bisagra que mantiene abierta la puerta a esta dicotomía creativa y de pensamiento—. Y, aunque todavía sigo con restos de carboncillo en las palmas de mis manos y cada vez me vuelvo más publifóbica, la escritura es lo que ha terminado marcando los pasos de este breve baile al que muchas veces me cuesta seguirle el ritmo.

Por eso, te propongo algo muy simple: baila conmigo. Tropiézate con mis todavía torpes palabras, ríete, llora, siente, cabréate, sal de fiesta y emborráchate a base de historias —yo ya llevo más de una copa…—; pintemos una metáfora, saquémosle los colores a las palabras, el gris y el negro también son parte del decorado; cantemos a pleno pulmón, aviso, yo desafino, pero salgamos, viajamos aunque sea desde este breve rincón que no busca más que otra cosa que aprender a vivir, dejando su particular y egocéntrica visión de este caos de seres, pensamientos y sentimientos.

Suena la música…

¿Bailas conmigo?

Si me dejas tu correo prometo mantenerte informad@.

Contacto: hola@marpanzano.com